English Version

LOGO

TRANSFONDO HISTORICO

 

En el 1959 se aprobó en Puerto Rico la Ley No. 48 conocida como Ley de Narcóticos de Puerto Rico. Esta Ley reglamentó el tráfico, posesión, siembra y cultivo de drogas narcóticas y otras sustancias. Además dispuso medidas a tomar como: registro de personas con adiccion, procedimientos judiciales y tratamiento. Esta ley trajo la ventaja de que los casos que llegaban a la atención de los Tribunales podían ventilarse en los estatales y si sentenciaban a la persona podía cumplir la misma en cárceles del país (anteriormente eran considerados casos federales y se cumplía la sentencia en cárceles federales).

  • • En este mismo año de 1959 se creó dentro del Programa de Salud Mental de Puerto Rico un sub-programa para el tratamiento de personas adictas a drogas, como parte de las clínicas externas de adultos del Hospital de Psiquiatría en Río Piedras. Para el 1961 el número de personas adictas había aumentado considerablemente y se creó

  • entonces el Centro de Investigaciones sobre la Adicción (C.I.S.L.A.) en dicho Hospital. Este Centro estaba dirigido por el Dr. Efrén Ramírez, médico psiquiatra e iniciador del tratamiento para personas adictas en Puerto Rico. El Dr. Ramírez incorporó por primera vez en Puerto Rico a la persona en recuperación como parte del equipo de tratamiento.

Se considera a la persona adicta como un enfermo y su enfoque es rehabilitación. El enfoque de tratamiento y rehabilitación, junto a las medidas legales no lograron que el problema disminuyera. Poco a poco se comenzó a despertar conciencia en la comunidad y éstas empiezan a envolverse en la búsqueda de una solución para el problema. Surgen así organizaciones cívicas y religiosas que patrocinan programas privados. Entre estos programas se encontraron SILO, Nueva Esperanza, A.P.R.A., C.O.P.R.A., Teen Challenge, Synanon, Bethesda, Campamento McPherson, Alcance Juvenil, Misión Rescate, Misión Refugio, Reto a la Juventud, New Life for Girls, Casa Providencia y otros.

En el 1968, nace nuestro Programa Hogar CREA, Inc. Considera a la persona adicta como un enfermo y su enfoque es reeducativo. 

 

EL ORIGEN DE HOGAR CREA, INC. COMO ALTERNATIVA DE TRATAMIENTO PARA LA ADICCION EN TODAS SUS MANIFESTACIONES

Debemos dar un repaso de cómo y por qué surgió Hogar CREA.

Puerto Rico es un gran consumidor de drogas. A lo largo del Siglo XX, pero en especial a partir de la década del sesenta, el uso y abuso de drogas se ha ido agudizando.

El crecimiento en magnitud de este problema se debe a múltiples factores:

  • El estilo de vida del puertorriqueño ha sufrido cambios en los últimos 70 años se paso de una economía primordialmente agrícola, de vivienda rural y teniendo como base el concepto de familia extendida, a una economía industrial de vida urbana con la población concentrada en las grandes ciudades y con un concepto de familia

  • nuclear. Este cambio fue en parte producido por la recesión que afectó a los Estados Unidos durante la década del treinta y que tuvo inmensas repercusiones en la isla, creando por ejemplo mayores tasas de desempleo y la paralización del crecimiento de la industria agrícola en el país.

La recesión de los años treinta tuvo además, otras consecuencias como fue la emigración masiva de puertorriqueños tanto interna como externa a mediados del siglo XX. Tanto el cambio del campo a la ciudad, como la emigración de puertorriqueños a Estados Unidos en búsqueda de trabajo trajo como consecuencia una pérdida en su sentido de pertenencia; tuvieron que desprenderse del pedazo de tierra donde habían vivido por generaciones para vivir en condiciones poco saludables (tanto física como psicológicamente) y en propiedades que no le pertenecían.

La participación de puertorriqueños en conflictos bélicos donde participó los Estados Unidos de Norteamérica contribuyó a que muchos soldados desarrollaran y regresaran a su país de origen víctimas del uso y abuso de drogas.

  • Estos factores contribuyeron a que la sociedad puertorriqueña se convirtiera en una consumista donde la adquisición de bienes y el rompimiento de los lazos de solidaridad (como vivir desvinculado del vecino) se convirtieran en norma. Así se desarrolló entre los puertorriqueños un gran sentido de vacío. La violencia, homicidios, asaltos, los divorcios y el

  • consumo de alcohol, incrementaron dramáticamente en el país durante estos años. Así muchos puertorriqueños confundidos sin saber a dónde dirigirse optaron por el uso de las drogas, intentando escapar a esta situación de vida. Por otro lado, debe reconocerse la existencia de las instituciones básicas de la sociedad

dedicadas a forjar el desarrollo y crecimiento de la personalidad de los jóvenes. Estos juegan un papel muy importante en el proceso educativo del ser humano desde que nace hasta que muere.

La familia, el sistema educativo a través de agencias de instrucción pública o privada, la iglesia y los sistemas políticos y económicos moldean la escala de valores que el ser humano va internalizando y que sirven de andamiaje a su personalidad. Estas instituciones básicas deben ser rectoras, guías y modelos de identificación y servir de reto a los pobladores de un país.

Al fallar en estos propósitos, unidos a los cambios socio-económicos acelerados ocurridos en nuestro país, emergen los problemas de conducta anti-social como la delincuencia, la adicción; en fin la criminalidad.

  • También la persona adicta se le vió como un criminal, un delincuente que debía estar en una institución penal. Por lo tanto, el enfoque que se tenía para tratar la persona con abuso a drogas y alcohol era uno de carácter represivo; al verse como un criminal, al sufrir de un mal supuestamente incurable, no se le

  • ofrecía ningún tratamiento de rehabilitación. En otras ocasiones solamente se le daba importancia al aspecto físico, a la dependencia física y se le ayudaba a la persona a romper su vicio físico. Pero se olvidaban del aspecto emocional y tan pronto como salía nuevamente a la comunidad volvía

nuevamente a reincidir en el uso de drogas. No es hasta la década del sesenta que se comienza a ver a la persona adicta como una persona enferma, pero rehabilitable. A tales efectos comienzan a desarrollarse programas dirigidos a atenderle. Estas alternativas pueden clasificarse en programas libres de drogas, de mantenimiento (como el programa de metadona de ASSMCA) y otros de corte religioso.

Conscientes del problema de adicción se establece como alternativa de tratamiento en todas sus manifestaciones, Hogar CREA Incorporado el 20 de mayo de 1968. Las siglas CREA significan Comunidad de Reeducación de Adictas. El movimiento adquiere personalidad jurídica el 23 de octubre de 1968 al ser incorporado bajo las leyes del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

Este movimiento sostiene que la persona adicta es reeducable, que su enfermedad es tratable. Así se ha podido corroborar a través de años de existencia y de las vivencias y experiencias que se han dado en el mismo.

  • Hogar CREA, Inc., es sinónimo de Comunidad de Reeducación y Crecimiento de Carácter. Su modelo de intervención es privada, libre de drogas, residencial, a largo plazo, con base comunitaria y dirigida hacia la reeducación del carácter. Incorpora como elemento indispensable, necesario e importante la aportación valiosa del

  • reeducado y del residente en tratamiento.  También cuenta con la colaboración de profesionales de la conducta humana.       Para poder entender el origen de Hogar CREA, Inc., es necesario remontarse a algunos datos biográficosde su fundador, Juan José García Ríos. Chejuán nace en 22 de octubre de 1940 en Río Piedras, PR.

Desde su juventud confrontó problemas con las drogas, violando así las leyes establecidas. Esto implicó el que tuviera que cumplir una sentencia en la Penitenciaría Estatal. Durante el cumplimiento de la misma fue asignado como encargado de la biblioteca. También entró en contacto con personas en recuperación que habían recibido otros tratamientos, pero sin resultado. Cheguán, al igual que sus otros compañeros tuvieron conocimiento de un grupo de profesionales que trabajaban en Psiquiatría en el tratamiento que ofrecía el Gobierno de Puerto Rico, conocido por la sigla CISLA (Centro de Investigaciones sobre la Adicción). Todos ellos se beneficiaron al máximo de lo que se ofrecía en aquel entonces y lograron que se les trasladara a CISLA, donde Cheguán obtiene su rehabilitación total.

  • Desde su estadía en la Penitenciaría Estatal a éste le preocupa que a la persona adicta no se le estuviera proveyendo una alternativa real de tratamiento que respondiera a sus necesidades, en parte porque CISLA carecía de una participación activa de la comunidad y su primera fase de

  • • tratamiento era ambulatoria. Así establece en Saint Just una oficina de referimiento para personas adictas que necesitaban tratamiento. Se les refería a CISLA para que continuaran su tratamiento, pero muchos casos reincidían, ya que la primera fase de ese tratamiento era ambulatoria.   Esto es lo

que más tarde se convertiría en Hogar CREA. Entendiendo (Juan José García Ríos) que debía tomar la iniciativa de establecer un programa de Tratamiento para personas adictas, que verdaderamente respondiera a sus necesidades y de tal forma viera que había un deseo genuino de ayudarle; fue lo que motivó a Juan José García Ríos a establecer Hogar CREA, Inc.  Este es el comienzo de nuestro Movimiento.

 

Comité Timón Fundador Donde Estamos

 

Quienes Somos Fundación Hogares

 

donate
Contactanos: hogarcrea@hogarcreapr.org